5/3/13

La Iglesia en Sede Vacante


HASTA EL NOMBRAMIENTO DE NUEVO OBISPO DE ROMA

La Iglesia entra en el período de Sede Vacante tras hacerse efectiva la renuncia de Benedicto XVI

A las ocho de la tarde del jueves 28 de febrero, hora de Roma, se ha hecho efectiva la renuncia de Su Santidad Benedicto XVI. La Iglesia entra en el período de Sede Vacante. Se conoce como tal el tiempo que transcurre desde que se produce la vacante en la Sede romana hasta la elección del siguiente Sucesor de San Pedro. Este período ha sido regulado con detalle por la legislación canónica, teniendo en cuenta que se trata de un momento delicado para la vida de la Iglesia.
28/02/13 8:00 PM | Imprimir | Enviar
(InfoCatólica/Ius Canonicum) Durante el período de Sede Vacante –igual que en el caso de sede impedida– el criterio general es el de nihil innovetur: que no se innove nada. Como es sabido, el gobierno de la Iglesia se confía al Colegio de los Cardenales, solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables, y para la preparación de lo necesario para la elección del nuevo Papa. La misión del Colegio de Cardenales en este período es la organización del Cónclave y asegurar los derechos de la Sede Apostólica en este tiempo.
De modo expreso, la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis prohibe que el Colegio de Cardenales pueda hacer actos de disposición sobre los derechos de la Sede Apostólica y de la Iglesia Romana, así como modificar las leyes emanadas por los Romanos Pontífices. Al Colegio de Cardenales sí se le concede potestad para interpretar los puntos dudosos de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis.
Durante el período de Sede Vacante, los Dicasterios de la Curia Romana cesan en aquellas funciones para las que necesitan una especial delegación. El artículo 25 de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis establece el procedimiento para resolver estas cuestiones del Santo Padre. Permanecen intactas sus facultades ordinarias. No han de usarlas, sin embargo, sino para conceder gracias de menor importancia, mientras que las cuestiones más graves o discutidas, si pueden diferirse, deben ser reservadas exclusivamente al futuro Pontífice.
Dos Dicasterios pueden seguir operando con normalidad: son el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y el Tribunal de la Rota Romana, los cuales durante la vacante de la Santa Sede siguen tramitando las causas según sus propias leyes y emiten sentencias válidamente dentro de los límites de su propia competencia. El artículo 18 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus garantiza, además, que sus sentencias no requieren la aprobación del nuevo Papa.