7/4/14

Siria: secuestran y asesinan al jesuita holandés que denunció el sufrimiento de la población de Homs

«Es imposible que suframos y el mundo no haga nada»

Siria: secuestran y asesinan al jesuita holandés que denunció el sufrimiento de la población de Homs

El P. Frans van der Lugt, sj, sacerdote jesuita holandés ha sido secuestrado y asesinado por hombres armados no identificados este lunes en la asediada ciudad siria de Homs, según han informado los medios holandeses. El religioso, que recientemente denunció la pasividad del mundo ante el sufrimiento de la población civil, vivía en Siria desde 1966. Hombres armados se lo han llevado de su vivienda esta mañana y le han realizado dos disparos en la cabeza, ha informado el diario holandés 'Volkskrant', citando a superior de la orden de los jesuitas en los Países Bajos.
7/04/14 5:25 PM | Imprimir | Enviar
(AFP/EP/InfoCatólica) «El padre Van der Lugt fue asesinado esta mañana el Homs», ha confirmado el P. Federico Lombardi, sj, portavoz del Vaticano. «Según el testimonio de sus cofrades, fue llevado por hombres armados que lo golpearon y mataron de dos balazos en la cabeza», explicó
Al estallar la guerra civil en Siria, el P.  Van der Lugt, de 75 años, optó por permanecer en el casco antiguo de Homs asediado y bombardeado por las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad.
«Así murió un hombre de paz que, con una gran valentía, en una situación extremadamente riesgosa y difícil, quiso seguir siendo fiel al pueblo sirio al que había dado desde hacía mucho tiempo su vida y su asistencia espiritual. Donde el pueblo muere, mueren también con él los fieles pastores», aseguró el P. Lombardi.

En Siria desde 1966

Van der Lugt vivía en Siria desde 1966. «El pueblo sirio me ha dado mucho, mucha amabilidad, mucha inspiración y todo lo que poseo. Ahora que sufre debo compartir su pena y sus dificultades», había explicado a la AFP en febrero pasado a través de internet.
«Soy el único sacerdote y el único extranjero que queda. Pero no me siento como un extranjero, sino como un árabe entre los árabes», había afirmado sonriente.
«Tenemos muy poca comida. La gente en la calle tiene el rostro cansado y amarillo [...] Hay hambruna pero la gente también tiene sed de una vida normal. El ser humano no es sólo estómago, también tiene corazón, y la gente necesita ver a sus familiares», explicaba Van der Lugt en el diálogo con la AFP.

Denunció la situación en Homs

El P. Van der Lugt advirtió del sufrimiento de la población de Homs, en el centro de Siria, en un vídeo este año, asegurando que sus habitantes vivían en la miseria y morían de hambre. «Es imposible que suframos y el mundo no haga nada», había afirmado, hablando en árabe.