28/4/14

El Papa bromea con los Reyes de España en una audiencia privada cordial

Les cede el paso diciendo: «Los monaguillos primero»

El Papa bromea con los Reyes de España en una audiencia privada cordial

Los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía han sido recibidos en audiencia este lunes por el papa Francisco, con el que han abordado durante casi una hora, entre otros asuntos, el paro juvenil y la situación en España. El domingo asistieron a la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II. El Papa ha tenido ocasión de mostrar su buen humor ante los Reyes, al ceder el paso a los monarcas diciendo «los monaguillos primero».
28/04/14 3:10 PM | Imprimir | Enviar
(Agencias/InfoCatólica) Su primera audiencia con el papa, a quien habían saludado ya el domingo al final de la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, tuvo una duración extraordinaria, de 53 minutos, y se ha desarrollado en español y a solas, según han explicado fuentes oficiales recogidas por Efe.
Don Juan Carlos y doña Sofía le han entregado al pontífice argentino dos volúmenes con la obra mística de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús. Los reyes y el papa hablaron además de la situación internacional y del conflicto en Ucrania.
La audiencia con el pontífice se ha celebrado en una sala adyacente al Aula Pablo VI del Vaticano, donde el papa ya recibió hace unos días a la reina Isabel II, y no en la Biblioteca del palacio pontificio, donde suele encontrarse con los jefes de Estado y Gobierno.
Los reyes han sido recibidos a su llegada al Vaticano por un piquete de honor de la Guardia Suiza en el Piazzale del Fungo, adonde ha salido a darles la bienvenida el arzobispo Georg Gänswein, prefecto de la casa pontificia.

Broma del Papa a los reyes

La reunión ha discurrido en un clima de absoluta cordialidad, como lo demuestra la broma que Francisco y los Reyes intercambiaron al concluir su cita privada y regresar al salón en el que esperaba el resto de la delegación española, al que se accede por una puerta estrecha. Los Reyes querían dejar pasar primero al Papa, pero Francisco insistía en que fueran los monarcas los que entraran delante. «Los monaguillos primero», espetó entonces el Pontífice los monarcas. Don Juan Carlos recibió la broma con una risotada y se plegó a los deseos de Francisco, pasando él primero