9/5/12

Legión de Cristo reitera las acusaciones


SIETE CASOS SE ESTÁN SIGUIENDO POR LA CDF AL RESULTAR VEROSÍMILES

La Legión de Cristo reitera que actúa según derecho en las acusaciones por delitos graves de sus miembros

En una nota publicada hoy, los Legionarios de Cristo reconocen que «de las acusaciones recibidas desde que la responsabilidad para los casos de abusos de menores por parte de clérigos fue asumida por la CDF, siete han resultado verosímiles después de la investigación interna y la Legión los ha remitido a la CDF». Reiteran su «compromiso de atender con agilidad las acusaciones de comportamientos inmorales graves, de delicta graviora y las violaciones a la disciplina religiosa», cumpliendo las leyes civiles y canónicas.
11/05/12 11:10 PM | Imprimir | Enviar
(Efe/InfoCatólica) El P. Federico Lombardi ha respondido hoy brevemente a preguntas de los periodistas en relación con la noticia difundida por varias agencias de prensa de que se están siguiendo varios procedimientos por graviora delicta contra varios miembros de la Legión de Cristo. La propia congregación religiosa ha publicado una nota aclaratoria.
El portavoz del Vaticano declaró que no entiende el revuelo mediático surgido con dicha investigación, dado que los Legionarios de Cristo han informado de dichos casos a la Congregación para la Doctrina de la Fe en el curso de este año y el organismo vaticano está realizando su trabajo desde hace tiempo. "Honestamente –subrayó el jesuita– no sé dónde está el problema, ni tampoco la noticia".
El P. Lombardi especificó que se trata de los casos de siete sacerdotes, seis de ellos con cargos de hace años y otro con acusaciones más recientes. Indicó que "los superiores eclesiásticos competentes de los Legionarios de Cristo han seguido las normas en vigor, al señalar a la Congregación para la Doctrina de la Fe algunos casos de los que han tenido conocimiento, ocurridos hace varias décadas".  
De estos casos ya había hablado el cardenal Velasio de Paolis, Delegado Pontificio, a un grupo de miembros del movimiento Regnum Christi, durante una conferencia a puerta cerrada en México el pasado 27 de febrero. “Tenemos algunos casos que están bajo el juicio de la Santa Sede y que estamos investigando por comportamientos incorrectos”, reconoció el cardenal, según informó Notimex. 

Texto completo de la nota publicada en la página web oficial de la Legión de Cristo * 

“Atención a las acusaciones de delitos graves cometidos por legionarios de Cristo. La Legión reitera su compromiso de atender las acusaciones y actuar según las leyes civiles y canónicas.
En los últimos años y en diferentes países, han llegado a los Superiores Mayores de la Legión de Cristo algunas acusaciones de hechos inmorales graves y delicta graviora cometidos por algunos legionarios.
La Legión de Cristo tiene el firme compromiso de atender y examinar todas las acusaciones que le vienen presentadas, saliendo al encuentro de las posibles víctimas y respetando siempre los derechos de todos los implicados.
Cuando un director territorial o el director general recibe una denuncia de este género o cuando existen sospechas fundadas, se siguen las leyes civiles vigentes, según los países, y en cuanto las autoridades civiles lo permiten, se abre también una investigación interna previa para cada caso (cf. can. 1717 §1). En los Estados Unidos, cuando la acusación tiene que ver con menores de edad, esto se hace de acuerdo a los criterios del ente independiente de acreditación Praesidium (http://www.praesidiuminc.com).
Si la investigación interna concluye que la acusación es verosímil y se trata de delicta graviora, de acuerdo con las normas canónicas vigentes, el caso se remite a la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) para que este dicasterio señale al Superior Mayor correspondiente los ulteriores pasos a dar.
De las acusaciones recibidas por los Superiores Mayores desde que la responsabilidad para los casos de abusos de menores por parte de clérigos fue asumida por la CDF, siete han resultado verosímiles después de la investigación interna y la Legión los ha remitido a la CDF. Sólo un caso de abuso de menores por parte de un sacerdote se refiere a hechos recientes, los demás datan de hace varias décadas.
También han llegado a la CDF dos acusaciones formales de actos que no se consideran delicta graviora.
Asimismo, se han dado acusaciones de delicta graviora a legionarios quienes, después de la investigación correspondiente (civil o canónica), han sido declarados inocentes.
Durante la investigación de las autoridades civiles (si es el caso) o durante la investigación canónica previa y mientras el caso se estudia en la CDF, los directores territoriales o el director general han aplicado medidas cautelares restringiendo el ministerio sacerdotal del acusado, pues la protección de los niños y de las comunidades es prioritaria para la Congregación, sin por ello adelantar una determinación sobre su culpabilidad.
La Carta Circular de la CDF Subsidio para las Conferencias Episcopales en la preparación de Líneas Guía para tratar los casos de abuso sexual de menores por parte del clero indica que «la investigación sobre las acusaciones debe ser realizada con el debido respeto del principio de laconfidencialidad y la buena fama de las personas».
La Legión de Cristo reitera su compromiso de atender con agilidad las acusaciones de comportamientos inmorales graves, de delicta graviora y las violaciones a la disciplina religiosa, procediendo según los casos, en conformidad a las leyes civiles, observando con rigor lasdisposiciones canónicas y aplicando las amonestaciones y sanciones que correspondan según el Derecho canónico.
Asimismo, confirma su compromiso de seguir favoreciendo y propiciando ambientes seguros para niños y jóvenes, especialmente a través de la aplicación de Códigos de Conducta para los legionarios, consagrados y seglares que tienen contacto con menores en nuestras diversas instituciones. Además, se tiene contacto con otras entidades externas para mejorar nuestros procedimientos y políticas para la prevención de abusos. Se siguen también las normativas civiles y eclesiales de los diferentes países para la protección de menores.
Como escribía el Santo Padre a los sacerdotes y religiosos de Irlanda, «todos nosotros estamos sufriendo las consecuencias de los pecados de nuestros hermanos que han traicionado una obligación sagrada o no han afrontado de forma justa y responsable las denuncias de abusos». Invitamos a todos a respetar y encomendar a estos hermanos nuestros y sobre todo a las personas afectadas”.

* Negritas añadidas por InfoCatólica.