29/5/12

El hombre debe ayudar mas en casa


INTERVINO AYER EN EL CONGRESO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS

El Cardenal Antonelli dice que el hombre debe aprender a trabajar más en las tareas de la casa

El presidente del Pontificio Consejo para la Familia del Vaticano, el cardenal Ennio Antonelli, ha señalado que los hombres deben aprender a trabajar más en las tareas de la casa y ha apostado por que el marido y la mujer se repartan el trabajo en el hogar para que la mujer pueda estar también presente en la sociedad: «La mujer debe estar presente en la casa, la familia, y la sociedad, debe tener doble presencia. No debe ser forzada a elegir entre estar en casa o fuera, porque la mujer puede dar mucho a la sociedad, es el genio femenino»
26/05/12 10:49 AM | Imprimir | Enviar
ha remarcado, al tiempo que ha afirmado que el problema está en cómo equilibrar el tiempo fuera y dentro de casa, pero ha indicado que eso es cosa de "ambos", hombre y mujer.
   En todo caso, ha precisado, en una rueda de prensa durante el transcurso del Congreso Mundial de las Familias (WCF) de Madrid, que se celebra desde este viernes hasta el domingo en el Palacio de Congresos de Madrid, que, a veces, se encuentran "sensibilidades, gustos, habilidades o capacidades diferentes" y que lo importante es "que se encuentre un acuerdo entre marido y mujer".
   En este sentido, ha destacado la importancia de la "familia normal", formada por un hombre y una mujer unidos en matrimonio y con hijos que, a su juicio, constituyen "un bien para la sociedad" y las ha distinguido de las uniones homosexuales, que ha calificado como "convivencias".
   "Desgraciadamente, la cultura dominante del poder, la cultura del individualismo, reduce a la familia normal a la cohabitación en la misma casa. La familia, para esta cultura dominante, es un grupo de personas que viven juntos por intereses o gratificaciones recíprocas", ha apuntado.
   Así, ha invitado a determinar "cuáles son las relaciones verdaderas y buenas", de forma que una relación no se base en "reducir a un instrumento" a la otra persona porque sea "útil" o favorezca los "intereses, proyectos o gratificaciones" de la otra. Frente a esto, ha puntualizado que la relación "correcta" es la basada en el amor.
   Antonelli ha lamentado que la familia "normal" es actualmente "penalizada desde el punto de vista político y económico". No obstante, considera que la familia "normal" será la que, "a pesar de todas las dificultades y desafíos", permanecerá "siempre". Precisamente, ha asegurado que, según algunas investigaciones sociológicas, las familias que se declaran "más felices" y que aportan más a la sociedad son las formadas por un hombre y una mujer con dos o más hijos.
   En cuanto a las relaciones sexuales entre hombre y mujer, ha recordado que "no es solo un hecho físico, fisiológico", porque la persona es corpórea pero también "espiritual" y aunque ha admitido que su "significado unitivo y procreativo" puede ser "manipulado como gesto de violencia, falso, mentiroso", ha apuntado que es "difícil" no darse cuenta de su "auténtico" sentido, que es el de una "relación recíproca y abierta a la vida".
   Finalmente, en relación a su participación en el Congreso, ha señalado que "es bueno que los obispos puedan pronunciarse en el foro publico como todos los ciudadanos"y especialmente los laicos "por su responsabilidad civil inmediata".
(EP) El cardenal ha afirmado que el problema está en cómo equilibrar el tiempo fuera y dentro de casa, pero ha indicado que eso es cosa de "ambos", hombre y mujer.
En todo caso, ha precisado, en una rueda de prensa durante el transcurso del Congreso Mundial de las Familias (WCF) de Madrid, que se celebra desde este viernes hasta el domingo en el Palacio de Congresos de Madrid, que, a veces, se encuentran "sensibilidades, gustos, habilidades o capacidades diferentes" y que lo importante es "que se encuentre un acuerdo entre marido y mujer".
En este sentido, ha destacado la importancia de la "familia normal", formada por un hombre y una mujer unidos en matrimonio y con hijos que, a su juicio, constituyen "un bien para la sociedad" y las ha distinguido de las uniones homosexuales, que ha calificado como "convivencias".
"Desgraciadamente, la cultura dominante del poder, la cultura del individualismo, reduce a la familia normal a la cohabitación en la misma casa. La familia, para esta cultura dominante, es un grupo de personas que viven juntos por intereses o gratificaciones recíprocas", ha apuntado.
Así, ha invitado a determinar "cuáles son las relaciones verdaderas y buenas", de forma queuna relación no se base en "reducir a un instrumento" a la otra persona porque sea "útil" o favorezca los "intereses, proyectos o gratificaciones" de la otra. Frente a esto, ha puntualizado que la relación "correcta" es la basada en el amor.
Antonelli ha lamentado que la familia "normal" es actualmente "penalizada desde el punto de vista político y económico". No obstante, considera que la familia "normal" será la que, "a pesar de todas las dificultades y desafíos", permanecerá "siempre". Precisamente, ha asegurado que, según algunas investigaciones sociológicas, las familias que se declaran "más felices" y que aportan más a la sociedad son las formadas por un hombre y una mujer con dos o más hijos.
En cuanto a las relaciones sexuales entre hombre y mujer, ha recordado que "no es solo un hecho físico, fisiológico", porque la persona es corpórea pero también "espiritual" y aunque ha admitido que su "significado unitivo y procreativo" puede ser "manipulado como gesto de violencia, falso, mentiroso", ha apuntado que es "difícil" no darse cuenta de su "auténtico" sentido, que es el de una "relación recíproca y abierta a la vida".
Finalmente, en relación a su participación en el Congreso, ha señalado que "es bueno que los obispos puedan pronunciarse en el foro publico como todos los ciudadanos"y especialmente los laicos "por su responsabilidad civil inmediat