11/9/13

«No tiene sentido afirmar creo en Dios, pero no en la Iglesia»

CATEQUESIS DEL PAPA EN LA AUDIENCIA GENERAL

«No tiene sentido afirmar creo en Dios, pero no en la Iglesia»

El papa Francisco explicó hoy en su catequesis durante la audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro que «no tiene sentido afirmar, como algunos dicen, creo en Dios, pero no en la Iglesia». «La Iglesia no son sólo los curas. La Iglesia somos todos y si dices que crees en Dios y no en la Iglesia estás diciendo que no crees en ti mismo», explicó el papa a los cerca 50.000 fieles que asistieron a la audiencia.
11/09/13 7:06 PM | Imprimir | Enviar
(Efe) «La Iglesia -agregó- no es algo diferente a nosotros mismos, sino que hay que considerarla como la totalidad de los creyentes. Yo, tú, todos nosotros formamos parte de la Iglesia».
El Santo Padre dedicó hoy su homilía a la visión de Iglesia como madre y explicó que «la Iglesia es nuestra madre en la fe. Es como una madre que da a luz, acompaña a sus hijos, compartiendo con ellos las alegrías y los dolores, los fracasos y los éxitos, las caídas y las victorias. Sabe corregir, perdonar y comprender».

Con el bautismo nacemos como hijos de Dios

El papa argentino recordó a los católicos que con el bautismo se nace «como hijos de Dios» y por ello los fieles tienen que «amar a la Iglesia, como se ama a una madre, sabiendo comprender también sus defectos, ayudándola a ser más bella y auténtica (...) sin olvidar la importancia de participar en la vida de la Iglesia, como parte de ella, en una relación vital y no meramente formal».
Después el papa preguntó: «¿Cuántos cristianos recuerdan la fecha de su bautizo?» e invitó a los fieles a «hacer deberes en casa» y buscar el día en el que fueron bautizados para poder celebrarlo como se hace con los cumpleaños.
«No somos cristianos hechos en laboratorio o solo con nuestras fuerzas, es un don que nos da en la Iglesia y al que llegamos a través de la Iglesia», añadió.
Como viene siendo habitual, antes de su discurso, el papa Francisco recorrió durante cerca 45 minutos la Plaza de San Pedro para saludar a los fieles.
Durante el recorrido, en el que los fieles aplaudían y gritaban el nombre de Francisco, el papa besó a los niños que le acercaban los hombres de la seguridad y recibió algunos dibujos y cartas de los pequeños, mientras que una mujer argentina le entregó un recipiente de mate del que pontífice bebió.