23/6/12

Gratuidad para el tratamiento del sida


«ES ECONÓMICAMENTE ASUMIBLE»

El Cardenal Bertone pide a la OMS que se dé tratamiento gratuito a todos los enfermos de Sida

El cardenal secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, pidió ayer que se facilite a los enfermos de sida «un tratamiento gratuito y eficaz», y aseguró que los estudios realizados por organismos católicos y la OMS confirman que esto es económicamente «asumible».
23/06/12 8:21 AM | Imprimir | Enviar
«Facilitemos rápidamente a los enfermos de sida un tratamiento gratuito y eficaz. Que se permita el acceso universal a los tratamientos. Comencemos con las madres y los niños. En nombre del Santo Padre me hago portavoz de tantas personas que sufren, de tantos enfermos que no tienen voz. No perdamos tiempo, hay que invertir todos los recursos necesarios», dijo Bertone en la VII Conferencia Internacional sobre el sida que se celebró hoy en Roma.
Bertone aseguró que los resultados del programa «Dream» en África, puesto en marcha por la ong católica Sant'Egidio, y los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) «confirman que el acceso universal a los tratamientos es alcanzable, científicamente probado y económicamente asumible».
«No es una utopía: es posible. Tanto en África como en Europa tenemos el deber de llegar a todas las mujeres seropositivas embarazadas, suministrarles la terapia antiretroviral, permitirles que den a luz a un niño libre de sida y que pueda crecer con su madre», afirmó el papa.
El purpurado insistió en que no se puede olvidar la debilidad económica de la mayor parte de las poblaciones africanas y de las mujeres y por ello «es necesario el acceso gratuito a los tratamientos».
El tema de la conferencia fue «Viva las madres, viva los niños» y asistieron la primera dama de la República de Guinea, Djene Conde; el ministro italiana para la Cooperación, Andrea Riccardi; numerosos ministros africanos y dirigentes de la OMS, ante los que el cardenal señaló que la mortalidad materna en África está fuertemente ligada al sida.
«No podemos continuar tolerando la muerte de tantas madres, no podemos pensar en miles de niños como una generación perdida. Nada está perdido, África tiene suficientes energías, es el continente de la esperanza. Por ello, pedimos un esfuerzo común, iniciativas para proteger a la mujer como madre», manifestó el cardenal.
Bertone pidió a los responsables de la salud de países africanos, a los médicos e investigadores y agencias internacionales que protejan la vida humana «desde el momento de la concepción hasta su fin natural».
El respeto de la vida -señaló Bertone- es un derecho y al mismo tiempo un deber.
«El papa Benedicto XVI y toda la iglesia ama a África y estamos comprometidos en esta lucha por la vida. Sabemos que el sida no es un destino fatal de la humanidad. Todos juntos, con la ayuda de Dios, tenemos la posibilidad y la fuerza para derrotarlo», señaló Bertone.
(Efe) «Facilitemos rápidamente a los enfermos de sida un tratamiento gratuito y eficaz. Que se permita el acceso universal a los tratamientos. Comencemos con las madres y los niños. En nombre del Santo Padre me hago portavoz de tantas personas que sufren, de tantos enfermos que no tienen voz. No perdamos tiempo, hay que invertir todos los recursos necesarios», dijo el cardenal en la VII Conferencia Internacional sobre el sida que se celebró hoy en Roma.
El prelado aseguró que los resultados del programa «Dream» en África, puesto en marcha por la ong católica Sant'Egidio, y los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) «confirman que el acceso universal a los tratamientos es alcanzable, científicamente probado y económicamente asumible».
«No es una utopía: es posible.Tanto en África como en Europa tenemos el deber de llegar a todas las mujeres seropositivas embarazadas, suministrarles la terapia antiretroviral, permitirles que den a luz a un niño libre de sida y que pueda crecer con su madre», afirmó el Secretario de Estado.
El purpurado insistió en que no se puede olvidar la debilidad económica de la mayor parte de las poblaciones africanas y de las mujeres y por ello «es necesario el acceso gratuito a los tratamientos».