10/10/12

Sínodo para la Nueva Evangelización


CONVERSIÓN, DIÁLOGO, HUMILDAD, SENSIBILIDAD

Los superiores de los Claretianos y de los Jesuítas transmiten al Sínodo sugerencias para la Nueva Evangelización

El padre Josép Mª Batlle afirmó que es preciso anunciar a Cristo y «el Evangelio del Reino a todos, especialmente a los pobres, como liberación integral del hombre», e hizo referencia a una educación «para el diálogo con las culturas y las tradiciones religiosas de los pueblos». El padre Adolfo Nicolás lamentó que los misioneros de la primera evangelización buscaran «los signos occidentales de la fe y la santidad», sin haber «descubierto de qué manera ha obrado Dios en otros pueblos», lo que «nos ha empobrecido a todos».
14/10/12 11:13 AM | Imprimir | Enviar
(Agencias) Estas son las intervenciones de los dos superiores religiosos:

P. Josep María Abella Batlle, Superior General de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María

La llamada a la Nueva Evangelización es, ante todo, una llamada a ser cristianos gozosos y responsables del siglo XXI, con una gran fidelidad al Evangelio y a la gente de nuestro tiempo, y con un nuevo estilo de misión. No se trata, pues, de una acción puntual o de una serie de actividades, sino de un “proceso” en el que entran en juego varios elementos. 
La Nueva Evangelización parte siempre de la realidad, observada con el corazón compasivo de Jesús, porque de la permanente dialéctica entre el Espíritu y la realidadsurgirá su novedad y las líneas-fuerza que la van a orientar.
Se concentra en el anuncio del Misterio íntegro de Cristo que proclamó, con su vida y su palabra, el Evangelio del Reino a todos, especialmente a los pobres, como liberación integral del hombre. Tiene como sujeto activo y responsable a todo el Pueblo de Dios, hombres y mujeres, con sus diferentes carismas y ministerios.
Exige, para realizarla, evangelizadores del todo centrados en Dios-Padre, urgidos por la caridad de Cristo, guiados por su Espíritu y apasionados por sus hermanos. Implica, consiguientemente, una fuerte llamada a la conversión personal, comunitaria e institucional, en el contexto de los signos de nuestro tiempo.
Requiere prestar mayor atención a la calidad que a la cantidad; a lo esencial, que a lo accidental; y favorecer un diálogo incansable. Impulsa a renovar la dimensión misionera en el anuncio de Evangelio, educando para el diálogo con las culturas y las tradiciones religiosas de los pueblos.
Procura trabajar en red con otras personas y grupos que buscan también la transformación del mundo según el designio de Dios, que, para nosotros, significa construir el Reino.
Por todo ello, la Nueva Evangelización es una “aventura espiritual” que se expresará en opciones apostólicas diversas en los diversos contextos. Pero, sin una profunda “sensibilidad evangélica”, será muy difícil leer los signos de los tiempos y dar con iniciativas apostólicas adecuadas y creíbles. 

P. Adolfo Nicolás Pachón, Prepósito General de la Compañía de Jesús

Una Nueva Evangelización tiene que aprender de los aspectos buenos y no tan buenos de la primera Evangelización. Vengo de una tradición de Evangelización y Espiritualidad que anima a “encontrar a Dios por encima de todo”.
Me temo que nosotros, los misioneros, no lo hemos hecho con la suficiente profundidad y, por tanto, no hemos enriquecido a la Iglesia Universal como la Iglesia se esperaba de nosotros. Hemos buscado los signos occidentales de la fe y la santidad y no hemos descubierto de qué manera ha obrado Dios en otros pueblos. Y eso nos ha empobrecido a todos. Hemos perdido de vista las claves, las perspectivas y los descubrimientos importantes.
Hemos aprendido del pasado cómo se puede comunicar de manera eficaz el Evangelio: el camino de la humildad, el conocer las limitaciones humanas cuando se trata de expresar el Espíritu, la sencillez del mensaje, la generosidad y la alegría al reconocer lo que es bueno y santo, nuestra vida como un factor de credibilidad, perdón y Reconciliación, el mensaje de la Cruz como renuncia de nosotros mismos.