2/8/11

Red Madre CyL duplica ayudas a las embarazadas en un año

El 80% decide no abortar cuando se les ayuda

Red Madre en Castilla y León duplica en un año la ayuda a mujeres embarazadas

La crisis económica ha traído consigo un aumento de las situaciones de dificultad para las mujeres embarazadas, con lo que se ha incrementado el número de ciudadanas que se dirigen a Red Madre en Castilla y León. Las cifras registradas en los seis primeros meses del año reflejan que esta institución ha prestado 1.724 atenciones presenciales, 1.823 telefónicas e informáticas y 600 asistencias de emergencia a gestantes de la comunidad en situación de riesgo de exclusión social, lo que equivale al doble de las atendidas el año pasado.

01/08/11 7:21 AM | Imprimir | Enviar

(El Norte de Castilla) Desde el pasado mes de mayo se ofrece una ayuda de 100 euros al mes a todas las mujeres embarazadas empadronadas y residentes en la comunidad que cuentan con escasos recursos económicos.

Se trata de la primera ayuda prenatal para mujeres y familias vulnerables, a diferencia de los ya conocidos subsidios que se han proporcionado en otras ocasiones y que se entregan después de que nazca el niño. Un ejemplo de estas últimas subvenciones es el ya desaparecido 'cheque bebé', una prestación de pago único a las familias por importe de 2.500 euros.

A través de Red Madre Castilla y León, la Junta pretende repartir 71.000 euros entre mujeres embarazadas en difícil situación económica que se encuentren, al menos, en la vigésima tercera semana de gestación.

Apoyo institucional

A partir de la Ley de Apoyo a la Mujer Embarazada, de diciembre de 2008, en cuya aprobación Castilla y León fue pionera, la administración regional se ha apoyado en esta red de asociaciones para canalizar la primera ayuda directa a mujeres cuyo embarazo les cause una dificultad y quieran llevarlo a término.

La ley establece que toda mujer cuya gestación suponga un conflicto para ella y su entorno, ya sea por falta de una unión familiar estable o de continuidad laboral, por minoría de edad o por carencia de recursos económicos, tiene derecho a recibir información precisa sobre los diferentes recursos existentes para poder tomar una decisión conociendo todas las alternativas. La última comunidad autónoma en aprobarla ha sido Madrid, que ha seguido el ejemplo de la pionera, Castilla y León.

Prioridades

Debido a que la cuantía de la ayuda económica no es alta, se da prioridad a embarazadas jóvenes o a las que no tienen ningún tipo de ingresos. “Ojalá llegáramos a un momento en el que se valorase tanto la maternidad que se diesen ayudas económicas a todas las castellanas y leonesas desde su primer día de embarazo, pero estamos empezando desde abajo. Nuestro objetivo es que las ayudas sean reales y que la mujer embarazada se sienta apoyada por la sociedad, porque ahora no lo está”, opina Rosario Bachiller, presidenta de Red Madre Castilla y León.

El objetivo principal de Red Madre es, en palabras de Bachiller, “ayudar a la mujer embarazada vulnerable para que, con libertad, pueda mantener su derecho a la maternidad, si es lo que desea. Nosotros lo consideramos una cuestión de justicia, de libertad y de vida”.

Anteriormente, el prototipo de mujer que acudía a la organización, y que aún hoy es el más frecuente, es el de futura madre inmigrante, soltera o con pareja inestable y sin trabajo o con dificultades económicas. En la actualidad, no obstante, se dirigen a la asociación mujeres españolas casadas en situación de crisis, ya sea por desempleo o porque han agotado las prestaciones económicas del paro. En los últimos meses se ha producido un aumento de embarazas menores de edad que, desconcertadas ante su situación, acuden a Red Madre en busca de asesoramiento.

La nueva ley del aborto aprobada en España determina que este puede detenerse hasta la vigesimosegunda semana de gestación. En consecuencia, la ayuda económica que proporciona la Junta se entrega a mujeres que se encuentren, al menos, en la vigesimotercera semana, es decir, a ciudadanas castellanas y leonesas que hayan decidido llevar a término su embarazo. “Red Madre persigue un asunto de justicia, pero también de libertad y de vida, o sea, que respetamos cualquier decisión en el tema del aborto, pero fomentamos la vida”, asegura Bachiller.

Según datos de la asociación, de las mujeres que han acudido en busca de ayuda, el 80% han mantenido su embarazo y el porcentaje restante ha decidido libremente abortar. A estas últimas se las asiste psicológicamente al finalizar el proceso de interrupción del embarazo ante un posible síndrome del posaborto. Tras el nacimiento del bebé, no se abandona a estas mujeres, sino que Red Madre continúa proporcionándoles apoyo psicológico y emocional. “Se les dan las armas para que puedan afrontar su nueva situación de maternidad”, explica Bachiller.

La federación

Red Madre Castilla y León lleva en funcionamiento desde abril de 2009, aunque las asociaciones provinciales tienen al menos cuatro años. A raíz de la Ley de Apoyo a la Mujer Embarazada, las asociaciones de las nueve provincias de Castilla y León decidieron crear esta federación de carácter regional que tiene entidad jurídica. “La población civil se ha movido y nos hemos dado cuenta de que las mujeres estamos muy abandonadas, que una mujer embarazada está muy sola, sobre todo cuando existe una situación de riesgo, como falta de pareja, minoría de edad o problemas tanto laborales como sociales”, opina Bachiller.

Se trata de una red de asociaciones formada por voluntarios y que no tiene ánimo de lucro. Su financiación es apoyada por algunas administraciones públicas, aunque la mayor parte de los recursos proceden de entidades privadas. El año pasado, la federación recibió una subvención de la Junta de Castilla y León para cuestiones logísticas. “No queremos prescindir de ellas, pero en muchas ocasiones buscamos financiaciones privadas. Por poner un ejemplo, nuestra sede constituye una donación de una entidad que no es pública”, explica Bachiller. La ayuda económica que ha recibido Red Madre en mayo de este año, sin embargo, está destinada únicamente a las mujeres que lo soliciten y se controla de manera muy rigurosa. La representante de la federación hace un llamamiento a las mujeres embarazadas vulnerables que quieran pedir esta ayuda, ya que si al término de 2011 no se ha agotado, tendrá que devolverse a la Junta.

El 80% no aborta si se les ayuda

“Agradecemos mucho esta subvención de la Junta de Castilla y León, pero, en mi opinión, esta Administración debería implicarse más con la mujer embarazada, aunque sea solo por criterios demográficos. El año pasado hubo 3.000 abortos y las administraciones deberían intentar que nazcan más castellanos y leoneses, porque nuestra comunidad tiene una población muy envejecida”, comenta la presidenta de la federación.

Según ha comprobado Red Madre, cuando a una mujer que ha decidido interrumpir su embarazo se le ofrece apoyo económico o psicológico y una casa, en el 80% de los casos decide no abortar.