9/8/11

200000 participan en la procesión del Cristo de la Victoria en Vigo

Es la procesión más multitudinaria de España

Doscientos mil fieles participan en la procesión del Cristo de la Victoria en Vigo

Un río humano que se desbordó ayer en Vigo al llegar al puerto del Berbés acompañó ayer al Cristo de la Victoria en la procesión más multitudinaria de España -el Rocío, más numerosa aún, es una romería-. La presidenta de la cofradía, Martín Caloto, estima que «no es exagerado hablar de 200.000 personas, porque acuden incluso más». El alcalde socialista de la ciudad gallega aseguró que la procesión se ha convertido en un signo de identidad para todos los vigueses.

08/08/11 2:19 PM | Imprimir | Enviar

(La Voz de Galicia) Desde la puesta de sol del sábado hasta ayer por la noche el reguero de fieles fue depositando millares de velas a la entrada de la concatedral conforme concluía el recorrido. Muchos acompañaron al Cristo de la Victoria caminando descalzos como señal de penitencia por las principales calles del centro de la ciudad. “Tengo mucha fe en el Cristo. Desde hace 15 años vengo a la procesión y le hago mis peticiones”, contaba María Barcia.

A lo largo del día, los fieles se acercaron a la imagen una vez colocada en el carro que dirige la familia Sanjurjo, inventora de un prototipo de submarino en el siglo XIX. Ayer se cumplieron 201 años de la primera procesión en la que el pueblo vigués quiso dar gracias a Jesucristo por haber logrado expulsar dos años antes a los franceses. Durante este tiempo la devoción ha ido a más y, como señaló ayer el alcalde, Abel Caballero, se ha convertido en un signo de identidad para todos los vigueses.

Uniformes de gala

Tras la salida del templo, abría la comitiva el anticuario Andrés Amor, que llevaba el estandarte del inicio de procesión. Del distintivo de la cofradía se encargaba el doctor José Troncoso, mientras que la enseña del Ayuntamiento de Vigo la portaba la concejala más joven, Teresa Egerique, tocada con mantilla. En esta ocasión, la Brilat declinó la invitación de la cofradía para participar en la procesión. En su lugar, policías locales con uniforme de gala escoltaron la imagen del Cristo, engalanada sobre un repostero de color morado bordado con hilo de oro.

En la procesión ocuparon lugar preeminente los grupos y asociaciones religiosas de la diócesis y la corporación, presidida por el alcalde y representada por varios concejales del PSOE y del PP. Ningún edil nacionalista tomó parte en la comitiva