21/7/11

UNICEF confirma que medio millón de niños somalíes pueden morir por desnutrición

Las cosas empeorarán en los próximos seis meses

UNICEF confirma que medio millón de niños somalíes pueden morir por desnutrición

Son al menos 500.000 niños desnutridos en riesgo en las zonas del Cuerno de África afectados por la sequía. «Esta emergencia no puede sino empeorar en los próximos seis meses», dijo el Director Ejecutiva de UNICEF, en una reciente conferencia en Nairobi, después de una visita en el noroeste de Turkana y Dadaab, donde viven miles de desplazados somalíes. Debido a la falta de ingesta de proteínas, los niños gravemente desnutridos presentan síntomas tales como hinchazón en las piernas y en la cara.

20/07/11 10:33 AM | Imprimir | Enviar

(Fides) La desnutrición se divide en aguda o aguda grave. Cuando un valor de la GAM supera el 10% es una emergencia. En la región de Turkana la tasa global de malnutrición aguda (GAM) es del 37%. Debido a la sequía en el Cuerno de África por lo menos 10,7 millones de personas en Djibouti, Etiopía, Kenia y Somalia necesitan urgentemente ayuda humanitaria.

En Somalia, miles de personas están abandonando el país, alrededor de 3.200 cada día se trasladan a Kenia y Etiopía. Los trabajadores humanitarios han acogido con satisfacción una declaración reciente del grupo de la oposición islamista somalí, Al- Shabab, que permite el acceso de ayuda humanitaria a las regiones central y meridional.

Por primera vez en más de dos años, el pasado13 de julio, UNICEF ha enviado por avión suministros alimentarios de emergencia y agua a Baidoa, en el sur de Somalia. En Mogadiscio los médicos junto African Union peacekeeping Mission in Somalia (AMISOM) se han comprometido a parar un brote de sarampión que se había extendido a un campamento para desplazados a causa de la sequía.

A partir de junio llegaron alrededor de 9.300 personas a la capital somalí, obligadas a abandonar sus hogares en las regiones centrales y meridionales. La sequía ha afectado gravemente a las comunidades agrícolas de las zonas semi-áridas de Etiopía, Kenia y de la peor forma a Somalia,