24/6/11

Sectas en España

Según ha documentado el sacerdote Luis Santamaría

Unas 500.000 personas pertenecen a un centenar de sectas en España

En torno a medio millón de personas pertenecen a un centenar de sectas en España, según han explicado los expertos en este fenómeno y miembros de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), el sacerdote Luis Santamaría del Río y Vicente Jara, con motivo de la presentación del libro del primero de ellos titulado «¿Qué ves en la noche? Religión y sectas en el mundo actual».

24/06/11 8:17 AM | Imprimir | Enviar


Ver también

(AnálisisDigital) En este sentido, Jara ha explicado a la agencia Europa Press que las sectas en España se calculan en más de cien, aunque ha apuntado que la estimación es “muy difícil” ya que muchas de ellas cambian de nombre o se camuflan bajo la apariencia de grupos pentecostales o evangélicos. Por su parte, el autor de la obra ha declarado que las sectas han proliferado y está “creciendo” el número de personas que pasa a formar parte de ellas, no sólo en España, pues estiman que un 1 por ciento de la población de los países occidentales pertenece a alguna.

Concretamente, Jara ha indicado que, en España, la máxima concentración de sectas se da en Madrid, a la que le siguen las costas de Levante, Andalucía y el norte. Así, según ha expuesto, la proporción es mayor en los extremos de la Península donde hay más población extranjera y la religiosidad es “más voluble”, y menor en las Castillas, donde predomina la población rural de tradición cultural católica arraigada.

Santamaría ha achacado este repunte en parte a la situación que vive la sociedad actual en la que, a su juicio, la gente necesita “asideros” y en la que estos grupos están aprovechando “el vacío” que ha dejado la Iglesia en ellos. Por ello, para Santamaría, este incremento supone “un desafío” para la Iglesia y su pastoral que, según ha indicado, tampoco queda exenta de responsabilidad, al igual que la sociedad que “apaga mucho lo religioso” y busca “consumidores”.

No obstante, según ha señalado, “no existe una legislación específica” para controlar las sectas, aunque ha apostillado que tampoco él es partidario de que la haya por lo “delicado” de la libertad religiosa. Ante esta falta de normas, ha propuesto no perseguir a estos grupos por llamarse ‘sectas’ sino por sus actividades –evasión fiscal, control mental, etcétera–.

Las sectas más grandes están en España

En cuanto a las sectas con más seguidores, Jara ha destacado que la más grande son los Testigos de Jehová –unos 150.000– seguidos por los Mormones –hasta 40.000–. En cualquier caso, ha advertido de que el “gran bloque” es el integrado por “grupúsculos” que ofrecen talleres, sesiones, libros y prácticas de magia blanca, entre otros, algo que han denominado ‘La Nueva Era’. De hecho, ha apuntado que en estas prácticas a veces participan personalidades como políticos o gente importante del mundo de las finanzas o la banca.

“Existe un riesgo cierto”, ha alertado el autor de la obra que ha descrito a las sectas como grupos que siempre aparecen con “un barniz espiritual difuso”, que se presentan como “algo científico” para los que no creen en Dios e incluso como “algo compatible” para los propios creyentes. Así, Santamaría ha apuntado algunas formas de actuar de estos grupos para que los ciudadanos puedan distinguirlos: el control de los movimientos y de la información que recibe el individuo, el control de su sexualidad, la dinámica del ‘premio-castigo’, la petición de un diezmo, y la manipulación de la mente de la persona para que rechace a su familia y todo lo que hay fuera del grupo.

En este sentido, ha afirmado que, al igual que ocurre con las drogas, tampoco se puede decir a los jóvenes que las sectas son “malas” para disuadirles de entrar en ellas pues, según ha explicado, al principio estos grupos no parecen “malos” ya que lanzan “un anzuelo atractivo”. Ante la situación que viven las familias de personas que se han introducido en una secta y ante las mismas sectas, Santamaría ha indicado que en España aún no existe un organismo como el Centro de Investigación sobre Sectas Religiosas (GRIS) de Italia, aunque ha remarcado la presencia de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), de la que es miembro. Además, ha asegurado que los sacerdotes también ofrecen su ayuda psicológica y pastoral.

Santamaría estima que con el título de su libro, que habla de ‘la noche’, se ha referido a la situación religiosa que se vive en la actualidad de “no creencia y secularismo”. La obra, editada por VitaBrevis, es una recopilación de los artículos escritos por Santamaría entre los años 2006 y 2010.