13/6/11

Juan Cotino llevó su Crucifijo para la jura como presidente del Parlamento valenciano

ARTÍCULO DE GIL TAMAYO EN L'OSSERVATORE ROMANO

Juan Cotino llevó su Crucifijo para la jura como presidente del Parlamento valenciano

La edición dominical de L’Osservatore Romano resalta con un artículo del sacerdote Gil Tamayo, el ejemplo de Juan Cotino, que para su juramento como presidente del Parlamento valenciano colocó un crucifijo, como expresión de que la fe no puede silenciarse en la vida pública. Antes de jurar como Presidente de la institución, Cotino pidió un crucifijo y como no había llevó uno pequeño de su despacho.

12/06/11 10:27 AM | Imprimir | Enviar

(Agencias/InfoCatólica) La Generalitat respaldó a Juan Cotino, después de que el jueves jurara su cargo delante de un crucifijo que él mismo llevó al hemiciclo y que es el que utiliza en las juras de cargo desde hace años. La portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, mostró su "sorpresa" por el revuelo que se ha armado al "convertirse en noticia una anécdota". "Todos los ministros y el presidente del Gobierno juran su cargo ante una cruz y no lo he visto en una noticia", apuntó a la conclusión del Consell.

Las camisetas de las diputadas que protestan por el Crucifijo

La dirigente sostuvo que la decisión de Cotino responde a un "acto de libertad, de determinadas creencias y de valores" y agregó que "igual que exigimos para todo el mundo esa libertad, se debe exigir para todo el mundo y no para unos pocos". Acto seguido, la consellera portavoz hizo una referencia implícita a las diputadas de Compromís (Bloc-Iniciativa-Verds) Mónica Oltra y de EU Esther López. La primera ha cobrado protagonismo por los lemas de algunas de sus camisetas, mientras que la segunda acudió a la sesión del jueves en las Cortes con una prenda de vestir en la que apostaba por la tercera república. "Hay otras personas que ejercen esa misma libertad y hacen expresión de ella a través de camisetas. Algunas, con la bandera republicana. Esas anécdotas no se ha elevado a categoría de noticia".

El grupo parlamentario de Compromís ofreció ayer una valoración completamente opuesta. Los diputados de la coalición registraron una Proposición de Ley para acometer una reforma del reglamento de las Cortes que impida el uso de símbolos religiosos en la Mesa de la presidencia de la cámara durante el acto de constitución del parlamento. La portavoz del grupo de EU en las Cortes, Marga Sanz, pondrá en marcha una iniciativa similar y el lunes llevará a la Junta de Portavoces la petición de que se retiren los símbolos religiosos de la Cámara y de cualquier institución que deba cumplir con el principio de aconfesionalidad.

Artículo en LOR de José María Gil Tamayo

Pero el sacerdote José María Gil Tamayo, miembro del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales señala en el artículo publicado por LOR que lo hecho por Cotino "ha sido un elocuente y valiente gesto público de manifestación de las propias convicciones religiosas, que el parlamentario no ha querido esconder al momento de ejercer su nueva misión de representación política".

El gesto del diputado, escribe Gil Tamayo, que fue director de la comisión episcopal española de medios de comunicación durante 13 años, "interrumpe así una falsa tendencia que se está imponiendo en la vida pública europea en cuanto a la naturaleza del hecho religioso en general y en particular del católico, al que en la práctica se le concede el certificado de ciudadanía sólo en el ámbito privado, en los límites de la conciencia, en el espacio sagrado del templo o en ocasionales actos de culto externo".

Tras recordar que el catolicismo es la religión mayoritaria de Europa, alerta del hecho que algunos sectores minoritarios quieren imponer un "laicismo enfermo" que destierre todo acto religioso, y finalmente a Dios, de la vida pública y política. Gil Tamayo señala también que, "tal vez más claro que nunca, es necesario para los cristianos, sobre todo para los laicos, suplicar por un nuevo Pentecostés y vivir personal y comunitariamente, con coherencia responsable y alegre, la fe en la vida social y pública, en la familia, con los amigos, en la cultura y en el arte, en el trabajo y en el ocio".