29/11/12

Hay que luchar por la familia


«HOMBRE Y MUJER LOS CREÓ»

Benedicto XVI a la Curia Romana: «En la lucha por la familia está en juego el hombre mismo»

Como todos los años por estas fechas, con gran alegría el Papa se encontró esta mañana con los miembros del Colegio de Cardenales, representantes de la Curia Romana y de la Gobernación. El Papa ha advertido que el plan de Dios al crear al ser humano como hombre y mujer está siendo cuestionado hoy por una sociedad empeñada en redefinir la naturaleza humana.
21/12/12 2:16 PM | Imprimir | Enviar
(RV/InfoCatólica) Al saludar cordialmente a todos, comenzando por el cardenal Decano, Angelo Sodano, a quien agradeció sus palabras y la felicitación que le dirigió en nombre de toda la Curia, Benedicto XVI recordó la expresión que se repite a menudo en estos días en la liturgia latina, “El Señor está cerca, venid, adorémosle”.
El Papa ha señalado que «también nosotros, como una sola familia, nos preparamos para adorar en la gruta de Belén a ese Niño, que es Dios mismo que se ha acercado hasta el punto de hacerse hombre como nosotros. Correspondo con gusto a las felicitaciones y doy las gracias a todos, incluidos los Representantes Pontificios repartidos por todo el mundo, por la generosa colaboración que cada uno de vosotros presta a mi Ministerio».

Recuerda sus viajes

El Papa destacó que estamos terminando un año que, una vez más, se ha caracterizado en la Iglesia y en el mundo por muchas situaciones difíciles, de grandes cuestiones y desafíos, pero también de signos de esperanza. Por esta razón mencionó sólo algunos puntos destacados en la vida de la Iglesia y de su ministerio cetrino, comenzando por sus viajes a México y Cuba, que definió «encuentros inolvidables, con la fuerza de la fe, profundamente arraigada en los corazones de los hombres, y con la alegría por la vida que surge de la fe».
«Recuerdo», ha señalado el Santo Padre, «que, tras llegar a México, se agolpaban al borde del largo trecho que se debía recorrer interminables filas de personas, que saludaban agitando pañuelos y banderas. Recuerdo cómo, durante el trayecto hacia Guanajuato, la pintoresca capital del homónimo Estado, había jóvenes a los lados de la carretera, devotamente arrodillados para recibir la bendición del Sucesor de Pedro. Recuerdo cómo la gran liturgia en las cercanías de la estatua de Cristo Rey se convirtió en un acto que hacía presente la realeza de Cristo, su paz, su justicia, su verdad.
Todo esto –dijo también el Papa– en el contexto de los problemas de un país que sufre múltiples formas de violencia y las dificultades de dependencias económicas. De ahí que añadiera que, «ciertamente, estos problemas no se pueden resolver simplemente mediante la religiosidad, pero menos aún se solucionarán sin esa purificación interior del corazón que proviene de la fuerza de la fe, del encuentro con Jesucristo». 
«Y después«, añadió «vino la experiencia de Cuba. También aquí hubo grandes liturgias, en cuyos cantos, oraciones y silencios se podía percibir la presencia de Aquel, al que durante mucho tiempo se había querido negar cabida en el País. La búsqueda en este País de un justo planteamiento de la relación entre vinculaciones y libertad, ciertamente no puede tener éxito sin una referencia a esos criterios de fondo que se han manifestado a la humanidad en el encuentro con el Dios de Jesucristo». 

La familia

Entre las demás etapas del año que se acerca a su fin, y que el Pontífice mencionó a la Curia destaca la gran Fiesta de la Familia en Milán, así como la visita a El Líbano, con la entrega de la Exhortación Apostólica postsinodal, que ahora deberá constituir en la vida de la Iglesia y de la sociedad en Medio Oriente una orientación sobre los difíciles caminos de la unidad y de la paz. Mientras el último acontecimiento importante de este año, ya en su ocaso, ha sido el Sínodo sobre la Nueva Evangelización, que ha marcado al mismo tiempo el comienzo del Año de la Fe, con el cual conmemoramos la inauguración del Concilio Vaticano II, hace cincuenta años, para comprenderlo y asimilarlo de nuevo en esta situación que ha cambiado.
El Papa asegura que le «ha llamado la atención que en el Sínodo se haya subrayado repetidamente la importancia de la familia como lugar auténtico en el que se transmiten las formas fundamentales del ser persona humana. Se aprenden viviéndolas y también sufriéndolas juntos. Así se ha hecho patente que en el tema de la familia no se trata únicamente de una determinada forma social, sino de la cuestión del hombre mismo; de la cuestión sobre qué es el hombre y sobre lo que es preciso hacer para ser hombres del modo justo. Los desafíos en este contexto son complejos».
El Papa ha vuelto a recordar que «el haber sido creada por Dios como varón y mujer pertenece a la esencia de la criatura humana. Esta dualidad es esencial para el ser humano, tal como Dios la ha dado», y ha denunciado que «precisamente esta dualidad como dato originario es lo que se impugna. Ya no es válido lo que leemos en el relato de la creación: «Hombre y mujer los creó» (Gn 1,27). No, lo que vale ahora es que no ha sido Él quien los creó varón o mujer, sino que hasta ahora ha sido la sociedad la que lo ha determinado, y ahora somos nosotros mismos quienes hemos de decidir sobre esto».
El Santo Padre ha advertido que «se niega a hombres y mujeres su exigencia creacional de ser formas de la persona humana que se integran mutuamente. Ahora bien, si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación». 

Diálogo interreligioso 

El Papa ha explicado que hay dos reglas para la esencia del diálogo interreligioso que, por lo general, hoy se consideran fundamentales: 
  • El diálogo no se dirige a la conversión, sino más bien a la comprensión. En esto se distingue de la evangelización, de la misión.
  • En conformidad con esto, en este diálogo, ambas partes permanecen conscientemente en su propia identidad, que no ponen en cuestión en el diálogo, ni para ellas, ni para los otros. 
Pero ha advertido que aunque «el diálogo no tiene como objetivo la conversión, sino una mejor comprensión... tratar de conocer y comprender implica siempre un deseo de acercarse también a la verdad». 
Antes de impartir su Bendición Apostólica, Benedicto XVI concluyó afirmando: 
«Venid y veréis. Esta palabra que Jesús dirige a los dos discípulos en búsqueda, la dirige también a los hombres de hoy que están en búsqueda. Al final de año, pedimos al Señor que la Iglesia, a pesar de sus pobrezas, sea reconocida cada vez más como su morada. Le rogamos para que, en el camino hacia su casa, nos haga día a día más capaces de ver, de modo que podamos decir mejor, más y más convincentemente: Hemos encontrado a Aquél, al que todo el mundo espera, Jesucristo, verdadero Hijo de Dios y verdadero hombre. Con este espíritu os deseo de corazón a todos una Santa Navidad y un feliz Año Nuevo».