21/11/12

El Papa entrega birreta y anillo a seis nuevos cardenales de Asia, África y América


El malankar Cleemis y el filipino Tagle, los más jóvenes
El Papa entrega birreta y anillo a seis nuevos cardenales de Asia, África y América
«Jesús no envía su Iglesia a un grupo, sino a la totalidad del género humano para reunirlo, en la fe, en un único pueblo con el fin de salvarlo», recordó el Papa.
Actualizado 24 noviembre 2012 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  Comentar0
P. J. G. / ReL  
Esta mañana de sábado, a las once, en la basílica de San Pedro, Benedicto XVI ha presidido el consistorio ordinario público para la creaciónde seis nuevos cardenales.

Se trata de líderes de la Iglesia de Asia, África y América. Con los nuevos cardenales el Colegio cardenalicio pasa a estar compuesto por 211 purpurados, de los cuales 120 son electores, es decir menores de 80 años y, por tanto, con derecho a participar en el cónclave.

Los nuevos cardenales son:

Béchara Boutros Raï, Patriarca de Antioquía de los Maronitas, de Líbano, es el mayor de los nuevos cardenales, tiene 72 años. Elegido patriarca de los maronitas en la primavera de 2011. Durante el reciente viaje del Papa al Líbano ejerció como anfitrión porque representa a la mayor comunidad católica del país.

Rubén Salazar Gómez es arzobispo de Bogotá desde julio de 2010 y preside la Conferencia Episcopal Colombiana desde 2008. Tiene 70 años y es obispo desde 1992. En algunas entrevistas recientes en la que se expresó con poca precisión dio la sensación de que no explicaba bien la enseñanza católica sobre aborto y eutanasia, por lo que el pasado 22 de noviembre publicó una nota aclarando que «el aborto es un crimen abominable» y que su «despenalización no es aceptable en ningún caso», que el embrión humano «tiene vida propia desde el mismo momento de su concepción y es un ser totalmente distinto de la mujer» que «ha de ser respetado -como persona- desde el primer instante de su existencia» y ratificó «rechazo a cualquier ley del Estado que pretenda legalizar» las prácticas de la eutanasia.

John Olorunfemi Onaiyekan es el arzobispo de Abuja, Nigeria, desde 1992. Nació en Kabba, Nigeria. Tiene 68 años y es obispo desde 1982. Ha presidido la Conferencia Episcopal Nigeriana y la Conferencia Episcopal del Este de África anglófona en diferentes etapas. La Iglesia nigeriana es una de las más dinámicas de África, pero afronta los problemas de pobreza y subdesarrollo del país y el reto de la violencia terrorista del grupo islamista Boko Haram.

Baselios Cleemis Thottunkal, con 53 años, se convierte en el cardenal más joven del colegio cardenalicio. Obispo desde 2001, es arzobispo Mayor de Trivandrum de los Siro-Malankareses en la India desde 2007.

Luis Antonio Tagle es obispo desde 2001 y arzobispo de Manila (Filipinas)desde octubre de 2011. Tiene sólo 55 años y será el segundo cardenal más joven. Tiene un éxito programa televisivo semanal de evangelización y más de cien mil seguidores en Facebook: ningún otro obispo del mundo se acerca a eso ni de lejos.

James Michael Harvey, que nació en Milwaukee, EEUU, hace 64 años es el único oficial de Roma entre los nuevos cardenales. Ha sido prefecto de la Casa Pontificia desde 1998. Se encargaba de fijar la agenda del Papa y recibir a los jefes de Estado. Benedicto XVI lo nombra Arcipreste de la Basílica Papal de San Pablo Extramuros.

Un ritual de fidelidad
En la apertura del consistorio y tras el saludo, la oración y la liturgia de la Palabra, el Papa pronunció su alocución y leyó la fórmula de creación y los nombres de los nuevos cardenales. El rito prosiguió con la profesión de fe de los nuevos cardenales, ante el Pueblo de Dios y el juramento de fidelidad al Papa y sus sucesores. Posteriormente, cada nuevo cardenal se aproximó al Santo Padre y se arrodilló ante él para recibir el birrete cardenalicio.

El Papa les recordó que éste indica que deben estar “preparados para comportarse con fortaleza, hasta el derramamiento de sangre, por el incremento de la fe cristiana, por la paz y la tranquilidad del Pueblo de Dios”.

También les entregó un anillo, diciendo las palabras rituales: “Has de saber que con el amor al Príncipe de los Apóstoles, se refuerza tu amor a la Iglesia”. Y asignó a cada uno de ellos una iglesia de Roma, como signo de participación en la solicitud pastoral del Santo Padre en la Urbe .

La Iglesia católica, universal
En su discurso, el Papa insistió en que la Iglesia católica es universal. “La Iglesia es católica porque Cristo abraza en su misión de salvación a toda la humanidad”, recordó. “Jesús no envía su Iglesia a un grupo, sino a la totalidad del género humanopara reunirlo, en la fe, en un único pueblo con el fin de salvarlo”. (...) No es tanto una comunidad local que crece y se expande lentamente, sino que es como levadura destinada a lo universal, a la totalidad, y que lleva en sí misma la universalidad”.

“También el Colegio Cardenalicio se sitúa así en la perspectiva de la unidad y la universalidad de la Iglesia: muestra una variedad de rostros, en cuanto expresa el rostro de la Iglesia universal. A través de este Consistorio, deseo destacar de manera particular que la Iglesia es la Iglesia de todos los pueblos, y se expresa por tanto en las diversas culturas de los distintos continentes. Es la Iglesia de Pentecostés, que en la polifonía de las voces eleva un canto único y armonioso al Dios vivo”.