25/2/14

El Papa pide a las familias que recen por el próximo sínodo extraordinario

Mediante una carta

El Papa pide a las familias que recen por el próximo sínodo extraordinario

Mons. Vincenzo Paglia, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, ha presentado la Carta del papa Francisco a las Familias, en las que les invita a rezar por el Sínodo de los Obispos que se celebrará en octubre y cuyo tema será «Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización». El prelado recuerda eventos como el encuentro con los novios y el Consistorio, el Sínodo y el Encuentro mundial de las Familias en Philadelphia, en 2015.
25/02/14 4:52 PM | Imprimir | Enviar
(VIS) «El Papa Francisco, con esta carta a las «queridas familias» del mundo quiere involucrarlas en el camino sinodal. La oración es es la primera forma de participar en ese camino común. Las familias -y esta es la intención del Papa Francisco- no son sencillamente el objeto de una atención. Son también el sujeto de esta peregrinación, ya que en la Iglesia son mayoría y están marcadas por el Sacramento del Matrimonio».
«No se puede olvidar que la irradiación del primer cristianismo se produjo a través de la red de las familias. Es una gran lección también en nuestra época que invoca una nueva estación misionera de la predicación evangélica... El Papa pide a las familias cristianas que sientan la responsabilidad de su misión en este tiempo tan confuso e inquieto. Pide su ayuda. Por otra parte, si hay un tema en la vida cristiana, para el cual el respaldo de las familias es indispensable, tanto al Papa como a la Iglesia es éste. Si no hubiera familias, la palabra de Jesús –la palabra de la Iglesia, la palabra del Papa– sobre el amor conyugal que es capaz de abrirse al agape de Dios para todos, parecería abstracta, poco realista, ineficaz».
«Pero las familias, gracias a Dios, existen y su presencia se siente. Por eso es significativo que los pastores y las familias vivan en este tiempo «concordes en la oración», como en un cenáculo espiritual que da cabida al mundo entero, a la espera de que el Espíritu Santo suscite una renovada Pentecostes».