23/11/13

El embarazo de su hijo iba a ser incompatible con la vida tras nacer, pero siguió adelante y donó sus órganos

Los órganos transplantados de su bebé salvan a otros

El embarazo de su hijo iba a ser incompatible con la vida tras nacer, pero siguió adelante y donó sus órganos

Hay historias que vale la pena ser contadas, aunque sea respetando el anonimato de su protagonista. Es el caso de la mujer que decidió seguir adelante con su embarazo después de que le diagnosticaran a su hijo una enfermedad que lo hacía incompatible con la vida una vez que hubiera nacido. Una razón por la cual miles de niños son abortados en España cada año de forma legal. Una prueba de valor y generosidad pro vida. Con su gesto ha traído esperanza a otras familias.
23/11/13 8:24 PM | Imprimir | Enviar
(Forum Libertas/InfoCatólica) A pesar de la adversidad que esta noticia a buen seguro le provocó, decidió continuar con su embarazo adelante a pesar de que la ecografía de 20 semanas donde se revelaba el mal hablaba alto y claro. La malformación incompatible con la vida consistía en la inexistencia de ninguno de los riñones.
La apuesta por la vida de esta mujer española tenía un objetivo: si su hijo no podía sobrevivir, sí lo harían sus órganos transplantados de su bebé para salvar a otros. Finalmente, el pasado miércoles 13 de noviembre, según las fuentes que ha podido consultar ForumLibertas, esta mujer dio a luz en el hospital Gregorio Marañón de Madrid a su hijo, que posteriormente falleció.
A pesar de que la protagonista de la historia está en el anonimato (no en vano está viviendo el duelo por un hijo perdido), cabe destacar que se dedica al diseño gráfico y que para comunicar la subida al cielo de su hijo envió a sus seres queridos un emocionante dibujo en el que aparecía un bebé con alitas.
Cuando lo fácil es abortar, y además la sociedad acepta abiertamente que los embarazos con dificultades se eliminen sistemáticamente, esta mujer decidió seguir adelante con la vida de su pequeño.
Esta madre coraje sin duda debe estar pasando por un difícil momento, pero le queda la tranquilidad de que fue su hijo el que apagó su luz, una luz que en una pequeña porción sigue viva en las vidas de los otros bebés que habrá conseguido salvar a través de la donación de sus órganos.