3/1/13

Hollande pretende que los colegios católicos franceses sean neutrales ante el matrimonio homosexual


APOYA A SU MINISTRO DE EDUCACIÓN

Hollande pretende que los colegios católicos franceses sean neutrales ante el matrimonio homosexual

El presidente francés, François Hollande, ha intervenido directamente en el conflicto entre su Gobierno y la Iglesia católica acerca de la celebración de debates en los colegios sobre la ley que regulará el «matrimonio» gay. Hollande defendió ayer la postura de su ministro de Educación, Vincent Peillon, de instar a a las escuelas católicas a mantenerse neutrales en el debate.
07/01/13 5:05 AM | Imprimir | Enviar
La polémica comenzó cuando el ministro de educación afirmó en un escrito que la escuela católica, que recibe gran parte del subsidio del Estado, se equivoca al instar a que en sus colegios se discuta sobre el matrimonio homosexual con los alumnos. "El sistema de educación debe respetar el principio de neutralidad y la libertad de conciencia de todos", afirmó en una carta enviada a las autoridades educativas regionales que supervisan tanto las estatales como a las privadas.
Peillon subrayó que su deber es examinar los debates católicos e informar sobre cualquier punto de vista antihomosexual que salga a la luz en ellos. También requirió extrema precaución en este asunto porque los jóvenes homosexuales son cinco veces más propensos a suicidarse que los jóvenes heterosexuales.
Fuerte capacidad de movilización de la Iglesia
Las opiniones de los partidarios y detractores del ministro Peillon han dominado los titulares de las portadas del domingo en los medios franceses, justo una semana antes de que se produzca una manifestación en contra de la ley por parte de la Iglesia católica en París. Según los organizadores, un máximo de medio millón de personas respaldarían la manifestación y se oponen a cualquier cambio en el matrimonio tradicional. El escenario escogido para unir las protestas será la Torre Eiffel y se prevé que participarán personas llegadas desde diferentes puntos del país.
(Reuters/InfoCatólica) «La separación legal de Iglesia y Estado es un grito de guerra secular para Francia», afirmó el jefe del ejecutivo galo.
La polémica comenzó cuando el ministro de educación afirmó en un escrito que la escuela católica, que recibe gran parte del subsidio del Estado, se equivoca al instar a que en sus colegios se discuta sobre el matrimonio homosexual con los alumnos. «El sistema de educación debe respetar el principio de neutralidad y la libertad de conciencia de todos», afirmó en una carta enviada a las autoridades educativas regionales que supervisan tanto las estatales como a las privadas.
Peillon subrayó que su deber es examinar los debates católicos e informar sobre cualquier punto de vista antihomosexual que salga a la luz en ellos. 
Las opiniones de los partidarios y detractores del ministro Peillon han dominado los titulares de las portadas del domingo en los medios franceses, justo una semana antes de que se produzca una manifestación en contra de la ley. Los organizadores tienen previsto que medio millón de personas acudan a la manifestación para defender el matrimonio según la ley natural. El escenario escogido para unir las protestas será la Torre Eiffel y se prevé que participarán personas llegadas desde diferentes puntos del país.