12/1/13

Construyen una capilla en California con piedras de un monasterio español del siglo XII


SACADAS DEL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE ÓVILA

Construyen una capilla en California con piedras de un monasterio español del siglo XII

Con el canto de una Salve por parte de los monjes Cistercienses de la Abadía de New Clairvaux, en Vina, California, culminó la particular historia de las piedras del monasterio de Santa María de Óvila, 831 años después de haber sido talladas y a más de 9.300 kilómetros de su lugar de origen. «Fue la primera vez desde 1835 que estas piedras volvieron a escuchar escucharon el canto de monjes cistercienses», comentó a CNA el Abad, P. Paul Mark Schwan, el pasado 7 de enero.
12/01/13 11:12 AM | Imprimir | Enviar
(Gaudium Press/InfoCatólica) Las piedras de la nueva capilla de la Abadía de New Clairvaux tienen mucho qué contar. Fueron parte de la construcción del Monasterio de Santa María de Óvila, en Guadalajara, España, que fue construido durante cinco años e inaugurado en 1186. Después de varios siglos de esplendor, las guerras civiles del siglo XV despoblaron el territorio y comenzaron un lento decrecimiento de la comunidad, que perdió entonces parte de sus terrenos.Las guerras de Sucesión y de Independencia afectaron aún más al monasterio que fue finalmente expropiado a los religiosos en la desamortización estatal de 1835.
Con la incautación se perdieron invaluables tesoros culturales y religiosos del Monasterio, aunque muchas de sus joyas artísticas se conservan en parroquias cercanas y otras comunidades. El Estado puso punto final a su historia con su venta a un hacendado particular en 1928. Su nuevo propietario lo vendió, por partes, al empresario norteamericano William Randolph Hearst, quien hizo desmontar la edificación y trasladar las piedras a Estados Unidos en la década de 1930. Su proyecto era emplearlas en su mansión personal, pero enfrentó problemas legales y financieros insalvables a su llegada al país, lo que causó su eventual abandono en los almacenes del Golden Gate Park a finales de 1940.
Mientras las piedras del monasterio eran destinadas una y otra vez a proyectos fallidos de las autoridades, nació el sueño de recuperarlas para su propósito original. Desde 1955, el Padre Thomas Davis, quien sería el Abad de New Clairvaux, comenzó su esfuerzo para llevarlas al monasterio. Sólo hasta 1992, después de numerosas solicitudes y el terremoto de 1989 que hacía necesaria la reconstrucción de la Abadía en Vina, la Fundación Hearst aprobó su entrega a los monjes. El Museo de Bellas Artes finalmente accedió también en 1994 y las piedras restantes, después de décadas de abandono (un 60% de la edificación, sobre todo correspondiente a la Sala Capitular), fueron trasladadas a la Abadía.
Desde entonces se realizó un costoso proceso de reconstrucción, financiado a través de donaciones y el trabajo de los religiosos en el viñedo, siguiendo la tradición de su comunidad, la Orden de Cistercienses de la Estricta Observancia (Trapenses). Una compañía cervecera también aportó parte de las ganancias de una línea especial de cerveza de estilo belga, llamada «Ovila Abbey» en honor de la iniciativa.
«Las piedras han vuelto a casa», expresó complacido el Abad Schwan. «Usted puede ver la gloria de la bóveda de esta sala capitular». La estructura temporal que sostenía la bóveda fue finalmente removida y la edificación, que ahora será consagrada como capilla regresa al servicio de Dios. «Es por eso que sentimos tantas cosas por estas piedras», concluyó el Abad. «No son sólo rocas. Son piedras que acogieron vida Cisterciense, alojaron vida monástica cristiana por más de 600 años... hay un elemento de justicia en esto». «Fue un momento muy conmovedor no sólo para nosotros los monjes, sino para los invitados presentes».