12/12/12

Discurso Cristocéntrico de Cameron


El Primer Ministro sorprende a todos
David Cameron hace el discurso navideño más cristocéntrico jamás visto en Inglaterra
"El Evangelio de Juan nos dice que en este Hombre estaba la vida, y que la vida era la luz para toda la humanidad, y que vino con gracia, verdad y amor", dijo el líder británico.
Actualizado 24 diciembre 2012 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  Comentar2
P. J. Ginés/ReL  
 Un arzobispo anglicano: «Cameron se comporta como un dictador, si dice sí a las bodas entre gays»
 David Cameron: «El Reino Unido es un país cristiano y no debemos tener miedo de decirlo»
 David Cameron saca el padre que lleva dentro y escribe su artículo más comprometido
 Cameron apoya la sentencia que impide a los Johns adoptar un niño por oponerse a la homosexualidad
Ha sorprendido el discurso navideño del Primer Ministro británico, David Cameron, que ha sido el más religioso y cristocéntrico en muchas décadas, y que ni el Rey Juan Carlos en España ni las autoridades autonómicas en sus alocuciones navideñas parece que puedan igualar.

"La Navidad nos da la oportunidad de recordar la historia de Navidad, la historia del nacimiento de Jesucristo y la esperanza que lleva a los incontables millones que le siguen", afirmó.

"El Evangelio de Juan nos dice que en este Hombre estaba la vida, y que la vida era la luz para toda la humanidad, y que vino con gracia, verdad y amor. De hecho, la Palabra de Dios nos recuerda que Jesús era el Príncipe de Paz".

Aquí, Cameron usó dos versículos del prólogo del Evangelio de Juan ("En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres" -Juan 1, 4- y "El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad" -Juan 1, 17-), juntándolo con el título que da el profeta Isaías al Mesías, que será "Príncipe de Paz").

Y concluyó así el primer ministro británico: "como quiera que celebren ustedes esta época del año, es mi esperanza y oración que tengan unas felices y pacíficas Navidades".

En un discurso en 2011, Cameron dejó caer que piensa que los valores bíblicos "van al corazón" de lo que significa ser británico, aunque admitía que él no era más que un "cristiano vagamente practicante" y "lleno de dudas" respecto a asuntos teológicos.

El discurso ha sorprendido en una Inglaterra que está más secularizada que nunca. Apenas un millón de anglicanos va a las iglesias en los domingos normales (aunque en Navidad son muchos más). El Partido Conservador, el de Cameron, quiere aprobar el matrimonio homosexual (aunque con más de cien diputados de distintas fuerzas oponiéndose) y se ha cerrado hasta la última agencia de adopción católica por negarse a entregar niños a parejas del mismo sexo.

Una ley inglesa permite a los empresarios despedir a los trabajadores que lleven una crucecita, aunque esté tapada, y los abogados del Estado británico piensan defender esta ley en la Corte Europea de Derechos Humanos. Y hay diputados pidiendo que el Parlamento obligue a la Iglesia Anglicana a cambiar sus mecanismos y doctrinas y que ordene obispas.

En este discurso navideño, Cameron también ha recordado a los soldados y miembros de cuerpos de seguridad y emergencias que protegen a los ciudadanos durante las fiestas, y habló de los Juegos Olímpicos de Londres y del Jubileo de la Reina.