28/5/11

Los laicos deben estar en la vida pública y política

Deben ser formados en la Doctrina Social de la Iglesia

El Papa pide a los obispos que promuevan la participación activa de los laicos en la vida pública y política

El Papa presidió ayer el rezo del Rosario con los los obispos italianos con ocasión del 150° aniversario de la unidad del país y advirtió que los laicos católicos deben participar, en primera persona, en la vida pública y política para ofrecer su necesaria contribución a la sociedad, formados en la Doctrina Social de la Iglesia, que los purifique de la «sed de poder». El Santo Padre volvió a recordar los principios no negociables de toda acción política que quiera llevar el nombre de católica.

27/05/11 8:29 AM | Imprimir | Enviar

(Aci/InfoCatólica) A los prelados que celebran su asamblea plenaria desde el lunes, el Papa les exhortó a “animar las iniciativas de formación inspiradas en la Doctrina Social de la Iglesia, para quien está llamado a la responsabilidad política y administrativa no sea víctima de la tentación de explotar la propia posición para intereses personales o sed de poder”.

El Santo Padre se dirigió a los obispos: “no dudéis en estimular a los fieles laicos a vencer todo espíritu de cerrazón, distracción e indiferencia y a participar en primera persona en la vida pública”.

Principios no negociables

Benedicto XVI destacó que cada uno de los católicos miembros de la Iglesia debe promover y tutelar la vida humana en todas sus fases, sostener a la familia. Asimismo pidió a los que participan en la política y al mundo empresarial a que hagan todo lo que esté a su alcance para superar la precariedad en el trabajo, “que en los jóvenes compromete la serenidad de un proyecto de vida familiar, con un grave daño para un auténtico desarrollo y armónico de al sociedad”.

El Papa también resaltó la necesidad de la oración en la vida cotidiana como fuente de todos estos esfuerzos, y puso como ejemplo de la misma a la Virgen María con quien “hemos sido invitados a compartir los pasos de Jesús. Que la oración nos ayude a reconocer en Él el centro de nuestra vida, a permanecer en su presencia, a conformar nuestra voluntad a la suya, a hacer ‘lo que él os diga’ seguros de su fidelidad”.

Benedicto XVI subrayó luego que “éste es el deber esencial de la Iglesia, por Él coronada como mística esposa, como la contemplamos en el esplendor de la cúpula del ábside. María se ha fiado: ella es la ‘bienaventurada’, y es así por haber creído hasta estar revestida por Cristo para entrar en el ‘séptimo día’ a participar del descanso de Dios”.

“La disposición de su corazón –escucha, acogida, humildad, fidelidad, alabanza y espera– corresponden a la disposición interior y a los gestos que plasman la vida cristiana. De ellos se alimenta la Iglesia, consciente de que expresan aquello que Dios espera de ella”.

Italia, orgullosa de la presencia y acción de la Iglesia

Tras resaltar que Italia puede “estar orgullosa de la presencia y de la acción de la Iglesia”, el Papa reiteró una vez más que “la Iglesia no persigue privilegios ni quiere intervenir en la responsabilidad de las instituciones políticas. Respetuosa de la legítima laicidad del Estado está atenta en el sostener los derechos fundamentales del hombre”.

“Entre estos hay sobre todo las instancias éticas y por tanto la apertura a la transcendencia, que constituyen valores previos a cualquier jurisdicción estatal porque están inscritos en la naturaleza misma de la persona humana”, añadió.

Finalmente el Papa hizo votos para que “el ejemplo de María abra el camino a una sociedad más justa, madura y responsable, capaz de redescubrir los profundos valores del corazón humano”. “Que la Madre de Dios –concluyó– anime a los jóvenes, sostenga a las familias, consuele a los enfermos , implore a cada uno a reconocer y a seguir también en este tiempo al Señor, que es el verdadero bien de la vida, porque es la misma vida”.

1 comentario:

Rodolfo Plata dijo...

ES ANTICONSTITUCIONAL QUE EL TRIBUNAL SUPREMO DE ESPAÑA AVALE LA ESCLAVITUD QUE PRACTICAN LAS SECTAS RELIGIOSAS, AUNQUE LAS VICTIMAS OBLIGADOS POR SUS VOTOS HAYAN ACEPTADO TRABAJAR GRATUITAMENTE __ El fallo del Tribunal Supremo a favor del Opus Dei, no solo avala la esclavitud de los religiosos consagrados, sino que al beneficiar por partida doble a la Iglesia permitiendo que se apropie de los honorarios que el Estado español paga a los religiosos consagrados y del fruto del trabajo esclavo, evidencia el poder de la Iglesia sobre el Estado y la Justicia española __ La resiente negativa de los esclavistas del Opus Dei, a indemnizar de acuerdo a la ley otorgando un fondo de retiro y una pensión vitalicia a la profesionista consagrada que durante 28 años trabajó gratuitamente para la secta multimillonaria: es una constante que no deja lugar a duda que la Doctrina Social de la Iglesia, el respeto a los derechos humanos y dignidad de las personas que dice defender la Iglesia, solo son palabras huecas en boca de mercaderes de la fe, que no practican lo que predican. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD